jueves, mayo 11, 2006

. : . : TEORIAS SOBRE LOS CHEMAMULL : . : .

Teoría I




Fuente: Museo Precolombino
Entrevistas: Paulina Castro, Ximena Jordán, ambas dan charlas e información sobre las distintas piezas del Museo Precolombino.

Según lo que averiguamos en este lugar, el origen de estas estatuas mapuches data del año 1250 D.C. hasta las primeras décadas del sXX.
La palabra Chemamull significa “gente de madera” y eran componentes esenciales de los ritos realizados durante el velorio de los muertos.
Primero, la estatua de madera se colocaba junto al difunto, mientras sus parientes y personalidades pronunciaban discursos alabando al muerto y recordando sus mayores logros. En la etapa final de la ceremonia, el Chemamull era erigido junto a la tumba para señalar el lugar donde permanecería el cuerpo.

En la cultura mapuche tradicional, estos ritos eran necesarios ya que la muerte se concebía como un poderoso elemento de equilibrio entre las fuerzas que controlan el universo. De esta manera un rito mortuorio desarrollado según la tradición, garantizaba que el espíritu del difunto, luego de vagar un tiempo entre los vivos como espíritu, realizará su viaje hacia la otra vida, incorporándose a los espíritus de los antepasados que velan por sus parientes vivos.

Según lo que nos contó Paulina Castro, existen muchas teorías sobre la verdadera función de los chemamull, ella se queda con la versión de que estas estatuas funcionaban como una suerte de guardián, que albergaba el alma del difunto mientras que la familia aun sufría por su pérdida. Una vez que la familia se resigna y se va el dolor de la muerte de su ser querido, el alma que anida en su chemamull correspondiente puede emprender su viaje hacia la otra vida.

En resumen, el Chemamull cumple la función de señalización del difunto, de guardián de su alma, y posee toda una connotación espiritual y mística.